HISTORIA

En la década de los sesenta Graveuca inicia su labor en Venezuela que recibía como una madre bondadosa preñada de oportunidades a cientos de inmigrantes que buscaban echar raíces en paz y armonía formando sólidas familias y desarrollando sus destrezas creativas en labores artesanales originales y útiles para la tierra que prosperaba.

Procedente de Italia el pionero en pisar la hermosa tierra Venezolana fue “el Tío Doménico” quien al entrar en contacto con esta bendita tierra y lleno de fe, optimismo y esperanza renovada anima a su sobrino Nicola a la travesía de venir a prosperar en Venezuela; al corto tiempo, se une a este primer dúo otro sobrino: Vincenzo. Tres jóvenes hombres ahora conforman un trio que ya lejos de Italia amada se encuentran en comunión con la sociedad Venezolana que los cobija con su calidez humana característica e inigualable.

 

En ese tiempo Nicola y el tío Doménico iniciaron sus primeros trabajos en el área de la construcción, laborando específicamente con granito, donde vaciando, puliendo y emplomando este noble material crean su primera sociedad. Mientras esto ocurre, el menor de los hermanos Vincenzo se dedica a trabajar dentro de una pequeña barraca en conjunto con el Sr. Diana (Veneciano) donde aprendió el arte de hacer bateas y escaleras de granito. Fue el 22 de octubre de 1967 cuando los tres unidos y con mucha ilusión, deseos de continuar aprendiendo, desarrollando sus destrezas y firme convicción en ser de utilidad en el progreso de la bella Venezuela deciden crear y fundar la Empresa Graveuca (Granitera Venezia Unida), cada uno aportando a la sociedad todo su Ser a plenitud creándose así un núcleo sólido de fuerzas esenciales que aun hoy sostiene a la empresa.

Los años empezaron a transcurrir, y el país evolucionaba con cambios en la densidad de población y crecimiento de la economía; y aras de satisfacer las necesidades del mercado imperante GRAVEUCA decide ampliar su línea de producción de Productos Prefabricados de Concreto y a expandir también la empresa comprando los terrenos adyacentes a los existentes.

La década de los ochenta trae un refrescamiento y una extraordinaria complementariedad al Factor Humano tras generacional entre los vínculos de consanguinidad directa por medio de una generación con estudios profesionales tanto en carreras científicas como humanistas caracterizado también por el ingreso de la primera mujer en la Junta Directiva. Todos estos aportes en sapiencias y talentos enriquecen y fortalecen el valioso conocimiento empírico generado desde el inicio de la organización para convertirlo, con vocación y compromiso, en aprendizaje continuo.

Con la llegada de cada miembro los fundadores empiezan a delegar en ellos funciones establecidas sobre las bases de los valores de la conciencia, honestidad y progreso. Y así que con la fortaleza de la experiencia y el ímpetu progresista de los fundadores y los nuevos miembros familiares, la potenciada Junta Directiva decide expandir el alcance en el mercado y abriendo sucursales; una en el centro del país (Maracay) y la otra en el oriente del país (Barcelona).

Ya para la década de los noventa debido a la aceptación y al apoyo del mercado nacional, al auge económico y al desarrollo industrial del país la empresa lograba fabricar más de 2.500 Productos Prefabricados de Concreto.

Con el transcurrir de los años y ya la empresa desempeñándose en la era del nuevo milenio entra otra mujer profesional a formar parte de la empresa, quien ha apoyado de manera integral cada aspecto de la labor y el desempeño empresarial.

En la reciente década la historia de Venezuela ha mutado en el acontecer socio-político-económico y generado cambios en diversas dimensiones de su realidad inherente y propia a su proceso de transformación envolviendo en estos el ámbito empresarial y dentro de éste a Graveuca. Consecuentemente, Graveuca se vio en la necesidad de realizar cambios y adecuaciones en toda su estructura, amoldándose a nuevos requerimientos, necesidades y paradigmas actuales.

Un resultado inminente fue tomar la decisión de abrir la empresa a la nueva dinámica gestada en el mercado nacional a través de la fabricación de topes de mármol y granito natural y la comercialización, distribución y venta de nuevas líneas de productos que son importadas de distintos países del mundo, como son los acabados (porcelanatos, piedra naturales de granito y mármol, pizarras, accesorios para baños y otros).

Hoy a sus 43 años la Empresa mantiene el liderazgo en la fabricación y venta de los Productos Prefabricados de Concreto y con férrea voluntad el tren Directivo actual está deseoso y comprometido en seguir creciendo honrando y agradeciendo a cada uno de sus fundadores y a todo el personal que en este largo trayecto formo y forma parte de la Empresa Familiar llamada Graveuca.